Que la ley de mascotas no sea letra muerta piden veterinarios

Héctor Miranda