Puede BCS convertirse en un “vivero nacional” asegura el CIBNOR
Los conocimientos que genera CIBNOR, explica Ramón Jaime Holguín Peña, Coordinador del Programa de Agricultura en Zonas Áridas, son especializados y específicos, no se generan según las necesidades de otras partes del mundo, sino satisfaciendo necesidades del Estado.
Los conocimientos que genera CIBNOR, explica Ramón Jaime Holguín Peña, Coordinador del Programa de Agricultura en Zonas Áridas, son especializados y específicos, no se generan según las necesidades de otras partes del mundo, sino satisfaciendo necesidades del Estado.

La Península de California, y en especial Baja California Sur, posee elementos para convertirse en un “vivero nacional”, a través de la investigación agrícola, como históricamente ha ocurrido en San Quintín, Ensenada, Mexicali, Vizcaíno, Guerrero Negro y La Paz, donde se posee “agricultura altamente tecnificada” para contrarrestar la limitante del recurso agua, un correcto control de plagas y enfermedades de interés cuarentenario, señaló Ramón Jaime Holguín Peña, Coordinador del Programa de Agricultura en Zonas Áridas del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR).

La idea es darle al Estado un sello de garantía de calidad, explica el investigador, generando alimentos sanos, mercado que cada día adquiere mayor demanda. Sin embargo, aún se requiere de estructura institucional: participación de municipios, Estado y federación.

Actualmente, CIBNOR trabaja conjuntamente con la Secretaría de Agricultura Ganadería Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (SAGARPA) en un  proyecto situado al sur de la península, donde con bajos costos energéticos producen plantas aromáticas a partir de sistemas orgánicos, lo que Holguín Peña considera el futuro de la agricultura en la entidad. El trabajo en zonas de aridez con energías de bajo costo, utilizando agriculturas orgánicas de alta tecnología, logrando así fitosanidad e inocuidad alimentaria.

Los conocimientos que genera CIBNOR, explica, son especializados y específicos, no se generan según las necesidades de otras partes del mundo, sino satisfaciendo necesidades del Estado. La tecnología y los conocimientos se podrán contextualizar, pero a partir del Estado. Sonora, en México, e Israel, pensando en el resto del mundo, son sitios donde la tecnología creada en Baja California Sur puede funcionar. “Lo que se genere tiene que ser reproducible”.

http://www.youtube.com/watch?v=shhnE5vflhY

¡Comparte!

* * *