Se amparó el magistrado saliente del TSJ. No quiere dejar su silla

Héctor Miranda