Preocupa la desesperanzada visión infantil del futuro

Héctor Miranda