Pone la República Popular China sus ojos en La Paz

Héctor Miranda