Obsoleta la actual Ley de Derechos Humanos

Héctor Miranda