Nubes negras sobre los COBACHS. No tienen asegurado el presupuesto

Héctor Miranda