Nomás fue “una prueba” el cambio de sentido del libramiento

Héctor Miranda