No tiene el secretario de Educación “ningún inconveniente” en someterse también a la Evaluación Universal
El secretario de Educación Pública negó que se trate de una táctica parecida a la que cree Salgado Agúndez y el CESD del SNTE, pensada con el fin de afectar a los docentes a nivel nacional.
El secretario de Educación Pública negó que se trate de una táctica parecida a la que cree Salgado Agúndez y el CESD del SNTE, pensada con el fin de afectar a los docentes a nivel nacional.

No existiría “ningún inconveniente” en ser sometido a evaluaciones para medir su propio desempeño, así como tampoco lo hay de parte de las autoridades federales, aseguró Alberto Espinoza Aguilar, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el estado, mencionando que a pesar de no tener “ninguna objeción, en lo absoluto”, respecto a ser calificado, la negativa de algunos profesores a realizar la Evaluación Universal “obedece a criterios, específicamente, de tipo político-sindical”, por lo que los desacuerdos entre la dependencia, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y el Comité Ejecutivo Seccional Democrático (CESD) del SNTE continuarían, afirma, lo que deja sin sentido emprender ese paso. “Aunque nosotros nos sometamos a un riguroso proceso de evaluación, ese tema yo creo que va a seguir”.

Se tiene contemplado que este 24 de junio, todos los profesores del país, de preescolar a secundaria, inscritos a la SEP, realicen esta evaluación, con la que “se busca es mejorar la calidad en la educación”, informó Espinoza Aguilar. En Baja California Sur (BCS), cerca de seis mil profesores serán sometidos a ella.

Javier Salgado Agúndez, primer secretario general, coordinador político, ideológico y pedagógico del CESD del SNTE en BCS, ha mencionado que este examen es un método de exhibición y depuración innecesario, sosteniendo que, de realizarse,  también debería de existir una “evaluación del desempeño de los funcionarios encargados de dirigir, de administrar la educación en el país”.

El secretario de Educación Pública negó que se trate de una táctica parecida a la que cree Salgado Agúndez y el CESD del SNTE, pensada con el fin de afectar a los docentes a nivel nacional.

Comparando el sector privado y sus autoevaluaciones de productividad y desempeño con la educación, Espinoza Aguilar mencionó que, si bien, las nivelaciones magisteriales ayudan a los profesores a aumentar sus salarios de acuerdo a su desempeño, “somos el primer lugar en maestros mejor capacitados”, “también es cierto que no necesariamente impacta en los resultados académicos. ¿Qué tenemos que hacer entonces? Pues buscar otras medidas que ayuden a mejorar los indicadores”. No se pretende exhibir a profesores, insistió, sino auxiliarlos identificando sus debilidades y capacitándolos. “Una vez que se detecten, van a ser orientados y van a ser ayudados”.

“Un maestro que cursó una educación básica, un maestro que sigue estudiando en UPN, que está haciendo cursos de actualización permanentes, ese maestro no va a estar preocupado porque le apliquen una evaluación […] yo entiendo que habrá quienes pongan resistencia porque no se sienten preparados, porque a lo mejor concluyeron su educación básica y no continuaron con cursos de actualización”.

Por último, aceptó que el formato de la Evaluación Universal, así como el método de aplicación y su contenido, “es perfectible”, no obstante, esbozó que el camino a la perfección se recorre tropezándose. “Pudiera ser que el tipo de examen, pudiera ser que los reactivos, pudiera ser que no sé. Hay algunos que consideran que la propuesta que hay ahora es incompleta, pero todos los procesos son así. Lo importante es que podamos crear ya la conciencia y tener ya la certeza de que vamos a ser permanentemente evaluados”.

¡Comparte!

* * *