El próximo domingo 28 de octubre concluye el horario de verano en varias zonas de la República Mexicana.

No olvide atrasar su reloj

Ciudad de México.- El próximo domingo 28 de octubre concluye el horario de verano en varias zonas de la República Mexicana y por ello se recomienda a las personas que el sábado 27 de octubre, antes de irse a dormir, atrasen una hora sus relojes.

Para los 33 municipios de la franja fronteriza del norte del país, el horario de verano termina el próximo domingo 4 de noviembre, los cuales son:

Tijuana, Mexicali, Ensenada, Playa Rosarito y Tecate, en Baja California. Juárez, Ojinaga, Ascención, Coyame del Sotol, Guadalupe, Janos, Manuel Benavides y Praxedis G. Guerrero en Chihuahua. Acuña, Piedras Negras, Guerrero, Hidalgo, Jiménez, Zaragoza, Nava y Ocampo, en Coahuila. Anáhuac y Los Aldama, en Nuevo León. Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Camargo, Guerrero, Gustavo Díaz Ordaz, Mier, Miguel Alemán, Río Bravo y Valle Hermoso, en Tamaulipas.

Cabe señalar que los estados de Sonora y Quintana Roo no participan en el horario de verano, por lo que ambas entidades mantienen su respectivo horario, es decir, no atrasarán sus relojes.

Por otra parte, el horario de invierno causa menos problemas, que el de verano, en la mayoría de la población. Así lo afirma María José Martínez Madrid, doctora en Medicina por la Universidad de Murcia y coordinadora del grupo de Cronobiología de la Sociedad Española del Sueño (SES).

Aunque este horario, que entrará en un par de días, tiene una incidencia especial en niños y adultos mayores.

Esto se debe a que, según la experta, el reloj biológico de estos dos grupos de la población es “menos flexible”, por lo que su adaptación a un horario diferente requiere más tiempo.

Asimismo, Óscar Sans, neurofisiólogo especialista en medicina del sueño y miembro de la junta directiva de la SES, afirma que en los niños se debe a la inmadurez de su sistema nervioso.

“El ritmo circadiano está relacionado con el sistema nervioso y los niños tienen ese sistema aún en formación, de forma que todo lo que sea perder rutinas les afecta de manera importante y les hace más vulnerables y sensibles a los cambios”.

¡Comparte!

* * *