No más templos construídos por el gobierno exige diputada Treviño

Rodrigo Rebolledo

Durante la comparecencia ante el Congreso del Estado de Guillermo Jáuregui Moreno, Secretario de  Planeación Urbana Infraestructura y Ecología la diputada perredista llamó la atención sobre el uso de recursos para construir templos

El recurso empleado para esta construcción al parecer de la diputada “pudo ser empleado para la construcción de más escuelas o una biblioteca, pues en Cabo San Lucas sólo se cuenta con una”.
El recurso empleado para esta construcción al parecer de la diputada “pudo ser empleado para la construcción de más escuelas o una biblioteca, pues en Cabo San Lucas sólo se cuenta con una”.

La terminación un templo, el del Sagrado Corazón en la colonia Magisterial en Cabo San Lucas también se incluye dentro de la glosa del V informe de gobierno.

Al ser cuestionado al respecto por la diputada Graciela Treviño, el secretario explicó que  “El templo es parte del equipamiento urbano que necesita una comunidad.” Jáuregui procedió a precisar cómo la licitación se realizó ante un comité que determina el ejercicio del impuesto sobre nómina.

“Cuando llegamos, la obra estaba en proceso de cimentación, pero tuvimos que empezar de cero por que el trabajo no servía” abundó el secretario quien invitó a la diputada a visitarla colonia y a comprobar “la acústica de primera” con la cuenta el inmueble.

La diputada urgió a sus compañeros en el congreso ante lo que considera, desvío de fondos del erario para la construcción de templos. Algo que es una clara falta al estado laico y la libertad religiosa considerada la constitución.

El anexo de obras del informe declara  que la inversión total para la terminación desde sus cimientos del templo tuvo un costo de 4 millones 300 mil pesos (medio millón más de lo declarado en los boletines de prensa) y permitió que además de su “atrio con campanario”  -cuya acústica es de primera-  la obra cuente con “andadores de acceso con áreas verdes, acceso principal, área de feligreses, altar, sacristía, oficina presbítero, con baño, oficina para el sacerdote, un aula para pláticas, estacionamiento, andadores posteriores y áreas verdes”. Todo ello construido con dinero aportado por los impuestos de todos los sudcalifornianos.

El recurso empleado para esta construcción al parecer de la diputada “pudo ser empleado para la construcción de más escuelas o una biblioteca, pues en Cabo San Lucas sólo se cuenta con una”.

¡Comparte!

* * *