Pero si “una exposición de motivos” aclara SECTUR

No hubo negociación en el retiro del “warning”

Los Cabos, Baja California Sur.- El secretario de Turismo federal, Enrique De la Madrid Cordero explicó no hubo una negociación entre los gobiernos mexicano y estadounidense, para lograr que cambiaran la alerta de viaje, pero si hubo una exposición de motivos.

“No fue una negociación, porque hay que recordar que el Departamento de Estado de Estados Unidos tiene la obligación legal de emitir esas alertas, lo hace desde hace muchos años. Y en este caso coincidió ahora que nos acercamos con que están haciendo modificaciones al modelo, ya no es un sistema de alertas, sino recomendaciones. Más bien lo que hicimos y es parte de la lección aprendida fue que ellos recogen la información a partir de los cónsules que tienen desplazados a diferentes estados del país que darán seguimiento a zonas turísticas”, dijo.

En esta reunión participaron los gobernadores de Quintana Roo y Baja California Sur (que incluyen a dos de los destinos más importantes del país (Cancún y Los Cabos), además de representante del sector privado de ambos estados:

“Estuvimos con la embajadora de Estados Unidos en México exponiendo nuestras preocupaciones, exponiendo que en el caso del turismo no son relevantes las cifras de criminalidad estatal, lo que son relevantes son las cifras del riesgo que enfrenta realmente un turista. El ejemplo que pusimos es: si nosotros nos guiamos por las cifras de criminalidad en Washington, en Houston o en Los Ángeles, quizá no iríamos, pero sabemos cómo turistas que no vamos a ir a muchas de las zonas donde ocurren esos temas y le dije así es México”.

Dijo, este tema ha dejado una gran lección aprendida:

“Al final del día, debemos ver esto como una oportunidad, trabajar con mucho entusiasmo este año para que sigan las cifras y trabajemos en la percepción y también nos ofrecieron su buena disposición de trabajar juntos, como en materia de información porque son temas que podemos trabajar juntos, no hubo una negociación, sino un intercambio de información, de las consecuencias no intencionadas de las alertas y del daño que nos podían hacer a los destinos turísticos”, concluyó.

¡Comparte!

* * *