No fue exilio sino “un gran encargo” el de Jesús Flores
jfr
Jesús Flores Romero llegó este 5 de julio de Cancún a La Paz sólo para estar este sábado en la toma de protesta del diputado Valdivia Alvarado como dirigente estatal del PRI.

La Paz, Baja California Sur.- El partido no me mandó al exilio, me dio un gran encargo, aclaró Jesús Flores Romero sobre la delegación especial en Quintana Roo que recibió en lugar de la oportunidad de contender por la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Baja California Sur (BCS), sin embargo insiste en que el tricolor necesita “oxigenarse” y que ante el panorama es necesario un líder “de tiempo completo”, requisito que quizá se le dificulte al diputado Juan Alberto Federico Valdivia Alvarado, quien ha sido asignado cabeza de los priístas sudcalifornianos y que toma protesta este 6 de julio.

“Para nada, al contrario, ser delegado del Comité Ejecutivo Nacional es una gran responsabilidad, es un espacio de trabajo que te otorga el presidente del partido que ocupa ahorita la presidencia de la república, el partido más importante de México, es un gran honor y es un reconocimiento también a la militancia y a la trayectoria […] Se logró una mesa de diálogo, una mesa de acuerdo, donde estuvieron todos los actores políticos que tienen autoridad política y de liderazgos en el estado que están dentro del PRI, y por supuesto que privilegiamos el fortalecimiento del partido y no buscamos el enfrentamiento, si se le pudiera llamar así, en una elección interna para elegir la dirigencia del partido”.

Flores Romero llegó este 5 de julio de Cancún a La Paz sólo para estar este sábado en la toma de protesta del diputado Valdivia Alvarado como dirigente estatal del PRI.

Como tarea para el líder del priísmo choyero, dijo Jesús Flores, está el reconocer la voz y el sentir de la militancia:

“Yo creo que el PRI necesita oxigenarse mucho, yo creo que el PRI necesita ser capaz de lograr acuerdos, pero también de escuchar disensos internos, de ser capaz de estar en comunicación permanente con su militancia, de ser capaz de reconocer que se haga posible que se haga trabajo político, que se gane en elecciones, que nos representen en la tierra, en las casillas a los candidatos y al propio partido. Yo creo que el PRI tiene una gran tarea y no es cosa menor ahorita ocupar la dirigencia del partido. El PRI necesita una presidencia de tiempo completo, vienen elecciones en el 2015 por primera vez concurrentes”.

Así, finalizó diciendo que continuará luchando por la democracia al interior del PRI, mas privilegiando la unión en pos del fortalecimiento del propio partido frente a sus adversarios.

“Yo he sido un luchador toda mi vida de la democratización real del partido, la participación de quienes hacen posible que trabajemos, de que ganemos elecciones, son los militantes, y una de las formas de expresión que los militantes tienen es cuando tienen la oportunidad de elegir a quienes los deben de dirigir. Creo que eso es un ejercicio sano, un ejercicio pleno, de democracia, un ejercicio de individualidades, pero sobre todo de participación y de conocimiento de los antecedentes, de la trayectoria, de la experiencia de quien aspira a dirigir un cargo”.

¡Comparte!

* * *