Niega el procurador exista tráfico de influencias en la PGJE
“Yo no tengo ningún familiar, ninguna cerca en algún parentesco personal, ni por consanguinidad ni por afinidad, en la Procuraduría, aseguró Gamill Arreola Leal.
“Yo no tengo ningún familiar, ninguna cerca en algún parentesco personal, ni por consanguinidad ni por afinidad, en la Procuraduría, aseguró Gamill Arreola Leal.

Gamill Arreola Leal, titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado, rechazó las acusaciones de tráfico de influencias al interior de la dependencia, y señaló que su deseo es ser “puntual, categórico, honesto, sincero” al desmentir la renuncia del subprocurador José Manuel Romero Peña. Asimismo, el abogado del estado negó que el nombramiento de Manuel Gómez Zamudio como  coordinador del Centro de Operaciones Estratégicas, haya sido por nexos familiares como se manejó en algunas publicaciones que señalaban que el nuevo funcionario  “al parecer es concuño del Procurador de Justicia.”

“Yo no tengo ningún familiar, ninguna cerca en algún parentesco personal, ni por consanguinidad ni por afinidad, en la Procuraduría. El único miembro en la familia de un servidor que está fuera de Monterrey soy yo. Entonces, yo no tengo ningún pariente, salvo lo que son mis hijos, a los cuales he procreado aquí en el estado. No tengo ningún otro pariente”.

Asimismo, hizo notar “la ligereza” y “la irresponsabilidad” de la información publicada en los medios, por lo que hace un llamado a investigar e “informarse de la manera correcta para emitir las notas de prensa”. Anteponiendo que la sociedad exige de la procuración de justicia un trabajo bien realizado, así como debe exigir información veraz, “no andar de una manera ligera, con suposiciones, imaginaciones”.

En esta misma nota, así como en otras ocasiones lo ha hecho Daniel Hernández Aguirre, padre del joven asesinado hace casi dos años, Jonathan Hernández, caso que continúa igual que cuando se hizo el primer disparo, se califica al procurador de falto de experiencia y a la procuraduría de falta de eficacia, de ser un organismo “improvisado”. Ante esto, Arreola Leal menciona que “hay que tomar las cosas con la justa dimensión y no basarnos en sensacionalismos […] nosotros somos temporales en nuestros cargos, todos los que hemos llegado somos temporales, entonces, si sale alguien de un momento a otro no pasa nada, la atención debe continuar. Uno tendrá que salir, los subprocuradores tendrán que salir, los directores […] independientemente de las capacidades que tengamos, la trayectoria anterior que tengamos, tenemos que trabajar coordinados y en equipo hacia el mismo propósito, que es la institución y la sociedad”.

¡Comparte!

* * *