Necesario un foro de consulta pública para modificar el artículo 24 constitucional
Luego de que fuese presentada ante el Congreso Local para su aprobación la reforma para modificar el Artículo 24 Constitucional en materia de Libertad Religiosa, el diputado Juan Alberto Valdivia Alvarado, dijo que sería un tema que se revisaría con mucho cuidado.
Luego de que fuese presentada ante el Congreso Local para su aprobación la reforma para modificar el Artículo 24 Constitucional en materia de Libertad Religiosa, el diputado Juan Alberto Valdivia Alvarado, dijo que sería un tema que se revisaría con mucho cuidado.

Luego de que fuese presentada ante el Congreso Local para su aprobación la reforma para modificar el Artículo 24 Constitucional en materia de Libertad Religiosa, el diputado Juan Alberto Valdivia Alvarado, dijo que sería un tema que se revisaría con mucho cuidado.

Habló de la necesidad, debido a la polémica que representan estos temas, de elaborar foros de consulta pública para conocer la opinión de los sudcalifornianos en torno a un tema que ya fue aprobado en el Congreso del Unión.

Para que sea modificada la Carta Magna, es necesario que la totalidad de los Congresos Locales aprueben la iniciativa.

En Baja California, como en otros estados, la reforma que cambia la Libertad de Culto por el concepto de “Libertad Religiosa” ha provocado protestas por parte de miembros de sectas religiosas, sociedades de culto y asociaciones laicas que insisten en que dichas modificaciones constitucionales pudieran abrir la puerta a la enseñanza de la educación religiosa en las escuelas, la facultad de que las iglesias que lo puedan pagar, posean canales de televisión abierta y estaciones de radio, entre otras libertades que consideran un atentado contra el estado laico.

Quienes han manifestado su descontento por la modificación del marco legal en materia de culto en el país, dijeron que estos cambios favorecen a “la religión dominante”.

De acuerdo con datos del INEGI, el 81% de los sudcalifornianos profesa la religión católica, mientras que sólo el 9.9 por ciento de los mexicanos dice seguir la doctrina de una religión distinta a la “de San Pedro”.

En Baja California Sur sobresale, en comparación con el resto del país, por ser una de las entidades federativas en donde existe un porcentaje de personas no creyentes más alto.

Mientras este grupo de personas “agnósticas” aumenta en el país llegando, en estados como Baja California y Chiapas a ser un número de dos cifras, en BCS el 6.3% de las personas contestó en el censo del 2010 que “no profesaba ninguna religión”.

¡Comparte!

* * *