Narciso vale más solo que mal acompañado

Héctor Miranda