Narciso, tras la rejilla de prácticas

Héctor Miranda