Narciso, a la expectativa de lo que depare “el destino político”
NAM
“Estoy libre”,“mi conciencia siempre está muy tranquila, sé que no he cometido absolutamente ningún delito, por ahí alguien dijo, ‘el delito que cometiste fue haber ayudado verdaderamente a los ciudadanos’, y lo hice con toda la pasión, con toda la entrega, con todo mi corazón.

La Paz, Baja California Sur.- Sosegado y dedicado a la familia, en su tierra natal, alejado del ambiente político, así vive ahora el exgobernador de Baja California Sur (BCS), Narciso Agúndez Montaño, luego de haber pasado la mitad del 2012 en el Centro de Reinserción Social (CERESO) de la ciudad de La Paz. En entrevista para Peninsular Digital, aseguró que está a la expectativa de lo que depare “el destino político” y dejó claro que su amistad con el actual mandatario estatal, Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor, ha cobrado una profunda distancia.

“Por lo pronto no, por lo pronto no, a ver qué nos depara el destino político, ¿no?”, respondió cuando se le cuestionó si volverá al ring, manifestando estar “muy tranquilo después de la resolución del colegiado federal, donde realmente se comprobó que no había ningún delito de peculado”.

“Yo prácticamente estoy en Los Cabos, yo no me fui a residir allá, de allá es mi origen, allá inicié mi carrera política, allá está mi familia, allá estoy con mi madre y con mis hermanos, con mi familia en general, entonces estoy muy tranquilo, no me he metido para nada, en lo absoluto, ni en cuestiones políticas ni administrativas ni nada, prácticamente, pues, en lo mío, en lo propio, nada más […] La gente me conoce muy bien, yo provengo de familias muy humildes, pero muy honestas”.

Respecto al nuevo gobierno de la república, el exgobernador indicó que “todavía no se le puede ni criticar ni evaluar a un gobierno que tiene apenas dos meses”, sin embargo, sostuvo que “Enrique Peña Nieto seguramente trae muy buenas intenciones”, pues en este tiempo “han avanzado un poco en cuanto a las reformas estructurales que son necesarias para el país, que son importantísimas para que realmente haya un cambio”:

“Mientras no haya esas reformas, seguramente no habrá ese cambio que todos los mexicanos deseamos, y si le va bien a México, pues le tiene que ir bien a Baja California Sur”.

Sobre el gobierno del estado, simplemente dijo: “no puedo opinar, estoy en un proceso todavía judicial, no puedo opinar nada acerca de la procuraduría o del tribunal o del estado, no, entonces me reservo”.

En torno a su amistad con Covarrubias Villaseñor, personal, no política, como alguna vez la presumiera el ahora panista, “no de los dientes para afuera”, Agúndez Montaño aseguró: “la verdad que ahí ya no he tenido ningún contacto con él, para nada”.

“Estoy libre”, finalizó, “mi conciencia siempre está muy tranquila, sé que no he cometido absolutamente ningún delito, por ahí alguien dijo, ‘el delito que cometiste fue haber ayudado verdaderamente a los ciudadanos’, y lo hice con toda la pasión, con toda la entrega, con todo mi corazón […] y eso con el tiempo lo vamos realmente a comprobar, porque no podemos echar a perder una carrera política de toda una vida, pues, por nomás un señalamiento sin fundamento”.

¡Comparte!

* * *