Mientras uno los congela, el otro los gestiona. Dos rectores manosean los recursos de la UABCS

Héctor Miranda