Más sangrientos los primeros meses del PRI que los de cualquier administración panista

Héctor Miranda