Más que la escasez, debe preocupar el saneamiento del agua

Héctor Miranda