Manifestación de un solo hombre contra el desabasto de fármacos en ISSSTE

El señor Jaime, quien se dijo maestro jubilado se apersonó en el crucero de las calles Nicolás Bravo y México con una pancarta que improvisó a partir de un pedazo de cartón en la cual culpaba a “la Ley del ISSSTE” de convertir en una “empresa” al instituto que otorga servicios de seguridad social a los trabajadores contratados por los gobiernos.
El señor Jaime, quien se dijo maestro jubilado se apersonó en el crucero de las calles Nicolás Bravo y México con una pancarta que improvisó a partir de un pedazo de cartón en la cual culpaba a “la Ley del ISSSTE” de convertir en una “empresa” al instituto que otorga servicios de seguridad social a los trabajadores contratados por los gobiernos.

Un maestro jubilado toma la vía pública para protestar “esto no es una empresa” reclama
“No es de Dios”: escuchado en larga fila que derechohabientes forman desde la madrugada ante la farmacia

La crisis nacional de abasto de medicamentos que sufren las farmacias del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) provocó ayer, al calor del mediodía la manifestación unipersonal de un paciente cansado de hacer fila desde muy temprano en la mañana para conseguir la insulina que necesita para vivir.

El señor Jaime, quien se dijo maestro jubilado se apersonó en el crucero de las calles Nicolás Bravo y México con una pancarta que improvisó a partir de un pedazo de cartón en la cual culpaba a “la Ley del ISSSTE” de convertir en una “empresa” al instituto que otorga servicios de seguridad social a los trabajadores contratados por los gobiernos.

Era observado a distancia por elementos de tránsito municipal y la policía preventiva quienes cuidaban de que el percance provocara la menor molestia posible así como otros pacientes de la clínica que manifestaron su apoyo y compartieron su opinión respecto al problema con reporteros de diversos medios de comunicación que llegaban uno a uno a entrevistarle en medio de la calle.

“Ahorita están haciendo cola gente con enfermedades en la espalda, con problemas de las articulaciones, yo necesito insulina, el problema es que la insulina la tienen sobre racionada” dijo, mientras los automóviles le pasaban por los costados.

“Yo quiero hacer notorio que la reformada ley del Issste que la impusieron gentes de la otra delincuencia organizada” expresó.

“La otra delincuencia organizada son gentes de cuello blanco que manejan el capital que debe ser aplicado para comprar medicamentos, materiales del laboratorio y equipo medico para otras cosas el cual es descontado quincena por quincena a los derechohabientes pero no llega de manera justa”  dijo visiblemente.

Al ver la llegada de los medios, otros derechohabientes también manifestaron “lo que dice el profe es cierto, se retrasa el medicamento, pero difiero en lo que dice es que sea una cuestión sindical o política, yo creo que el gobierno del presidente Calderón está haciendo un buen gobierno pero al delegado estatal le falla la gestión de medicamento suficiente, antes no pasaba esto” dijo un señor que se acercó a los reporteros a solicitar algo que llamó vital: “necesitamos medicamento a tiempo” reclamó, un maestro que más que un reclamo político lo que pedía era que tener a tiempo el medicamento que su esposa requiere para controlar su presión arterial.

Mientras el reclamo de los derechohabientes se hacía patente, un camión, aparentemente con medicamentos era descargado por la puerta principal de la clínica ante los ojos de los primeros en la fila para ser atendidos en la farmacia que lucía cerrada.

La fila era tan larga que se introducía hasta el área de urgencias del hospital, al final de esta larga línea de gente necesitada de medicamentos controlados y especiales estaba otra persona que pidió hacer llegar su reclamo a la sociedad.

El señor Juan llevaba cinco horas, parado, esperando poder conseguir medicamentos costosos, psiquiátricos y para afecciones cardiacas.

Le habían recomendado que los comprase por cuenta propia y que el costo del medicamento sería restituido al derechohabiente en 8 a 10 meses.

El hombre, paciente esperaba a conseguir su medicamento.

Efraín Monrreal delegado del ISSSTE en el estado aseguró, hace meses, que este problema sería solucionado en el corto plazo.

http://www.youtube.com/watch?v=oAvXbK_Ss5A&feature=youtube_gdata_player

¡Comparte!

* * *