Los “grandes desarrollos turísticos” no son más que negocios de bienes raíces

Héctor Miranda