Llegan los chubascos, primera llamada: Blas

Héctor Miranda