Llega nuevo titular de la SEP «a hacer equipo, no a cortar cabezas»
Isidro Ibarra
Isidro Ibarra tomó la voz ante un centenar de personal administrativo y profesores ahora a su cargo. Vengo «con la idea de hacer equipo, no de cortar cabezas», esto no es “una cacería de brujas”.

La Paz, Baja California Sur.- Sin la presencia del ex secretario de Educación, Alberto Espinoza Aguilar, este 19 de junio el secretario general del Gobierno del Estado, Armando Martínez Vega, tomó posesión a Isidro Martín Ibarra Morales como titular estatal de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Martínez Vega dio varios encargos al nuevo secretario, como expresar total respeto por los órganos sindicales, tanto por el institucional como por el democrático, escuchar y hacer valer los comentarios y opiniones de profesores y padres de familia, solicitar frecuentes análisis de los planteles educativos a sus directores y, como encargo especial del gobernador Marcos Alberto Covarrubias, mantener una evaluación constante del personal de la dependencia.

Isidro Ibarra tomó la voz ante un centenar de personal administrativo y profesores ahora a su cargo. Vengo «con la idea de hacer equipo, no de cortar cabezas», esto no es “una cacería de brujas”, dijo. El único compromiso de la SEP, sentenció, es la educación en todos sus niveles. «No vengo de ningún compromiso político», sostuvo, «vengo a resolver problemas, no a ser parte de ellos».

Reconoció el esfuerzo del ausente Alberto Espinoza, indicando que estar al frente de la secretaría es una tarea difícil. Se dedicará de lleno a mejorar la dependencia y sus competencias, manifestó, pidiendo la comprensión de su familia por el tiempo que dejará de dedicarle.

Ibarra Morales estudió la licenciatura en Humanidades en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS). Se formó como profesor en las aulas de la Secundaria Técnica No.1, siendo compañero de Mateo Casillas Ibarra, hoy secretario general de la sección tercera del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Es padre de seis hijos.

¡Comparte!

* * *