Las rancherías minadas por la sequía y ahogadas por el burocratismo

Héctor Miranda