La suerte está echada. El servilismo de los quince diputados del leonenarzi

Héctor Miranda