La Solidaridad, a merced de los delincuentes juveniles

Héctor Miranda