La sociedad paga las consecuencias de la mala planeación municipal

Héctor Miranda