Terrenos en Cabo San Lucas

La silla de Ibarra

Dice la sabiduría popular que "El que fue a La Villa, perdió su silla"

Los Cabos, Baja California Sur.-  Dice la sabiduría popular que “El que fue a La Villa, perdió su silla”. Y sobre todo pierdes la silla si además perdiste el piso. Eso fue lo que le pasó a nuestro flamante diputado federal panista y empresario de la medicina, Dr. Ibarra cuando, semicolado a un acto en el que no era requerido, intentó sentarse en el presidium.

Ayer, en el Hotel Playa Grande se firmó un convenio impulsado por Fomento Estatal, para conseguir que los productos lácteos producidos en el Valle de Santo Domingo sean consumidos en los hoteles de Los Cabos. Lo anterior dentro del impulso que quiere darle el Gobernador Mendoza a que los productos producidos en el estado tengan preferencia en los centros de consumo turísticos, pues es absurdo que nuestros establecimientos cabeños compren la mayoría de sus insumos fuera del estado, principalmente en el Estado de Sinaloa. Llegamos al ridículo de que el abulón sudcaliforniano se comercializa desde Ensenada, y desde ahí lo compran nuestros restauranteros.

Regresando al otro ridículo, el de la silla. Pues en el Presidium estaban el Gobernador, representantes de los hoteleros que firmaron el convenio y representantes de la empresa firmante vendedora de los productos, Lácteos la Joya. Y el diputado quería estar, pero no había silla para él, así que arrimó una.

Sin embargo tuvo que levantarse para saludar a un conocido, momento aprovechado por los operadores del acto para retirarle la silla y colocarla entre los asistentes, silla que fue inmediatamente ocupada.

Pues a falta de silla, el diputado se enfureció y decidió hacer el oso. Arremetió contra el alcalde, acusándolo ante el gobernador de que le voló su silla, y que era una maquinación política urdida por el alcalde y el delegado municipal de San Lucas, Panchito Garcia. Hasta prometió lucir sus dotes boxísticas.

Ante el nuevo capítulo que parece ser el esfuerzo del exitoso empresario de la medicina, Dr. Ibarra, hacia la silla de la alcaldía, parce que cualquier silla merece una pelea, aunque no sea la que le corresponde.

“Yo era invitado del Gobernador” masculló. Pues si, es probable, pero no llevaba ni la invitación ni la silla.


* * *


3 Responses to La silla de Ibarra

  1. Pacho Cerecer 20/01/2017 en 6:32 PM

    Es de esos viejos aborazados que lo quiere todo, la politica, los negocios, la farandula…un autentico desgraciado, discolo….quitenle las sillas,….cobrenle impuewstos, busquenle los negocios ilegales…jodanlo bien….no compren en sus farmacias…mientensela en la calle…

  2. Pacho Cerecer 20/01/2017 en 9:59 PM

    Ese lo quiere todo, politica, dinero, negocios fama, respeto, poder, le estan creceindo los cachetes de tanto tragar..tiene una cara de mafioso descarado…denle con una silla…pero en la cabeza!

  3. el cabeño 21/01/2017 en 8:52 AM

    uhhh ya le salio el cobre a este periodico mmm

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.