Terrenos en Cabo San Lucas

La extorsión telefónica, a la alza

Es uno de los delitos que impactan más en el país

extorsion

Los delitos patrimoniales a través de amenazas -principalmente vía telefónica- son los más comunes a nivel nacional, sólo detrás del robo; este ilícito también afecta a las empresas, según el INEGI.

Reportaje de Alejandro Barañano

La Paz, Baja California Sur.- La Procuraduría General de Justicia del Estado, a través de la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común, ha reiterado una y otra vez que la ciudadanía sudcaliforniana evite ser sorprendida por estafas que se cometen mediante el método de la extorsión telefónica.

En ese sentido, la dependencia también ha advertido que las acciones que utilizan principalmente es amenazar con hacer daño al respondiente o a sus familiares, y que si la persona no efectúa un pago a un supuesto grupo delictivo, quienes justifican que saben la ubicación de la persona, actuarán en consecuencia.

Así mismo, en  otras ocasiones han enviado correos electrónicos solicitando supuestamente la actualización de datos, tanto de las redes sociales o medios impresos, por lo que se debe estar alerta para evitar ser víctima de estos delincuentes.

Debido a las constantes quejas y malestares que hay sobre este asunto, Peninsular Digital se dio a la tarea de investigar el proceder de una modalidad de extorsión telefónica que consiste en amenazas para obtener un depósito de dinero a cambio de no ser dañados en lo físico por un grupo delictivo.

Así, fue que se conoció que a cambio de la cantidad depositada, el extorsionador ofrece la protección de un supuesto grupo del crimen organizado, y con esto evitar ser lastimado, además se está volviendo más común que las llamadas de extorsión se hagan de código de área local.

En lo que va del año, y de acuerdo a datos apuntador por la Procuraduría de Justicia, se han presentado ya varias denuncias por este tipo de delito, por lo que solicitan a la ciudadanía evitar caer en cualquier engaño evitando contestar llamadas de número telefónicos desconocidos, así no proporcionar información personal o de algún familiar, a quienes con frecuencia se identifican como personal de instituciones financieras, que es otra manera de prevenir la extorsión.

La alternativa es prevenir

Las extorsiones es uno de los delitos que impactan más en el país, por lo que ya está tomando cartas en el asunto para contrarrestarlo.

En este sentido, la Secretaría de Gobernación puso en marcha una campaña contra el flagelo que en la mayoría de los casos se relaciona con las extorsiones y que registra un incremento respecto a los casos detectados en los primeros dos meses de este 2017 contra el año pasado.

De acuerdo con funcionarios de la dependencia, las extorsiones suelen ser una mentira, un engaño; y son comunes las llamadas telefónicas en las que los delincuentes fingen tener secuestrado o intentar dañar a un familiar de la víctima. En este contexto, la campaña indica que la alternativa es prevenir.

En principio, mantener comunicación constante con la familia es importante; informarse sobre este delito y platicar de ello también; evitar ostentar bienes o recursos; moderar la información personal que se comparte y, si se cree ser víctima o testigo de extorsión telefónica denunciar inmediatamente es lo que se debe hacer.

Extorsión por secuestro virtual

Aquí, en Baja California Sur, mediante amenazas telefónicas una joven fue obligada a huir a Todos Santos mientras los delincuentes intentaban extorsionar a sus familiares. Esto ocurrió el 3 de diciembre del año pasado cuando recibió una llamada y su martirio comenzó.

Ella salió de su trabajo a cerca de la 13:00 hrs y sus familiares, desde ese momento, no supieron más de su paradero. Alrededor de las 16:30 hrs de aquel sábado, vía telefónica le pidieron que viajara a Todos Santos, tiempo que aprovecharon los extorsionadores para decirles a sus familiares y amigos que ella estaba secuestrada. Para entonces, una de las hermanas de la joven denunció ante las autoridades su desaparición, y su fotografía comenzó a ser compartida entre conocidos por las redes sociales.

Para su fortuna, en Todos Santos, donde compró cena, fue reconocida por una persona que alertó a sus familiares sin que se alcanzara a realizar el pago de un rescate.

Ante este caso, hay datos que señalan que los delincuentes suelen aprovecharse de la ausencia de las personas para extorsionar, pidiendo cantidades de dinero menores a familiares, cuyos datos obtienen mediante a través de diversas vías, como por ejemplo la guía telefónica, supuestos cupones de concursos, a través de la propia víctima  o analizando su entorno.

Cifras oficiales

La extorsión es el delito más frecuente en 23 estados del país, aunque en total el robo o asalto en calle o transporte público es el ilícito más denunciado, esto de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

La medición, en la que los consultados fueron cuestionados sobre el periodo de referencia enero-diciembre de 2016, muestra que en Baja California, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas, la extorsión fue reportado como el ilícito más común, por encima del robo y otro delitos como robo en sus distintas modalidades, amenazas y fraude.

Aunque persiste como una conducta criminal común, la incidencia de este delito patrimonial -en el que se obliga a una persona a dar dinero o alguna otra cosa por amenazas- disminuyó 12.6 por ciento respecto de la medición del año anterior, similar al porcentaje de personas que pagaron a los extorsionadores.

La extorsión sigue siendo el segundo delito más frecuente pues representa 24.2 por ciento del total de los delitos ocurridos durante 2016. Sin embargo, el pago del monto solicitado en la extorsión continúa con tendencia a la baja, al pasar de 5.4 por ciento en 2015 al 4.7% en 2016, indicó el INEGI en un comunicado recibido por Peninsular Digital.

En el lapso referido, la mayoría de estos amagos ocurrieron vía telefónica. Ante ello las autoridades han emprendido campañas de difusión para exhortar a la ciudadanía a denunciar las extorsiones, al destacar que frecuentemente se tratan de engaños perpetrados a través de llamadas telefónicas realizadas por personas recluidas.

Y las empresas, también

La Encuesta Nacional de Victimización de Empresas, que ubicó a la extorsión como el tercer delito más frecuentemente cometido en 2015, con una prevalencia de 16.4 por ciento, detrás de los asaltos de mercancía, dinero, insumos o bienes  y el robo “hormiga”.

Este ilícito creció casi 5 por ciento, de acuerdo con lo reportado por el sector productivo, y se dio mayormente vía telefónica o a través de correo electrónico. En 21.5 por ciento de los casos, se pagó al extorsionador, según la medición también elaborada por el INEGI.

Este delito afecta más comúnmente a los sectores Comercio e Industria, principalmente en empresas Micro, Pequeñas y Medianas.

Desde los CERESOS

Localmente, las autoridades se empeñan en decir que dentro de los Reclusorios del estado no se operan los casos de extorsiones, pero de acuerdo a datos recabados, hace apenas unos días atrás, un profesionista -que por razones obvias se omite su nombre- que labora en la cabecera municipal de Los Cabos, fue víctima de una extorsión supuestamente realizada por un grupo de sicarios pertenecientes al Cartel de Jalisco.

La amenaza indicaba que tenían desde hace semanas “bien checados” a sus familiares, y que a cambio de no hacerles nada -matar o secuestrar- le pidieron dinero.

La llamada de extorsión se dio desde el número telefónico 6143341345, y de acuerdo a las indagatorias realizadas esa comunicación procedió de un lugar ubicado y cercano al rumbo de Santa Anita, coincidentemente por donde está el CERESO de Los Cabos.

La parte afectada proporcionó copia de la grabación -obra en poder de Peninsular Digital- donde se le indica que una vez pagado el monto solicitado le entregarían unos números telefónicos para que en caso de ocupar alguna protección, simplemente debería llamar para que los supuestos miembros del Cartel Jalisco estuviesen a su lado para apoyarlo en sus necesidades.


La persona que se quiso extorsionar, obvio que no cayó en el garlito, y después de una paciente escucha dio por terminada la comunicación.

¿Qué hacer en caso de una extorsión telefónica?

  ♦  No alarmarse, tratar de permanecer tranquilo; no manejar cantidades y no negarse a una posible negociación.

  ♦  Si no cuenta con identificador de llamadas, anotar el día y la hora de la llamada, así como el nombre de la persona que habla.

  ♦  En caso de ser ganador de un supuesto concurso, verifique su legalidad.

  ♦  Si es posible, grabe las llamadas.

  ♦  Anotar las exigencias de la persona que habla, tales como: montos exigidos, sucursales bancarias, entre otros.

  ♦  Cuando se le mencione que su familiar se encuentra en una situación de peligro, trate de comunicarse de inmediato con él, a fin de verificar los hechos y evitar ser extorsionado.

  ♦  Tenga a la mano los teléfonos de familiares y amigos que puedan auxiliarlo a verificar que su pariente se encuentra bien, hasta entonces corte la llamada.

  ♦  No proporcionar información vía telefónica a personas no identificadas y en caso de dudar de la identidad del interlocutor, cuestionar sobre temas que sólo pueden ser contestadas por la persona indicada.

  ♦  Comuníquese con las autoridades, llame al número de Emergencias 911


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.