Incomodaron actores y ambientalistas al titular de SEMARNAT durante su defensa de Cabo Cortés

Lizaldi es conocida en el ámbito artístico por el gusto que le provoca fotografiarse al lado de fieras salvajes con la menor cantidad de ropa posible, hasta donde llega nuestro tentáculo informativo; la guapa celebridad no lo ha hecho aún con ninguno de los activistas de Greenpeace.
Lizaldi es conocida en el ámbito artístico por el gusto que le provoca fotografiarse al lado de fieras salvajes con la menor cantidad de ropa posible, hasta donde llega nuestro tentáculo informativo; la guapa celebridad no lo ha hecho aún con ninguno de los activistas de Greenpeace.

La popular conductora de la televisión fue la primera en sacar las pancartas ambientalistas en campaña contra Cabo Cortés: Greenpeace

 Greenpeace, el grupo ambientalista que con mayor ahínco ha rechazado el permiso con condicionantes que emitió SEMARNAT a Cabo Cortés, calificó la comparecencia del titular de esta secretaría como una defensa al desarrollo turístico.

En una crónica, elaborada por el vocero de la campaña “mares y costas”, de la asociación ambientalista Alejandro Olvera Pacheco, que apareció en diversos medios de comunicación, se enuncian las acciones tendientes a evitar la entrada de los activistas a la comparecencia pública del funcionario del gobierno calderonista frente a legisladores.

Entre las anécdotas que narra Alejandro Olvera (detenido por las autoridades en el Zócalo capitalino un día antes de la comparecencia por colocar una manta monumental contra el proyecto) se cuenta el hecho de que no querían dejar pasar a Claudia Lizaldi, la conductora de televisión y feroz defensora de Cabo Pulmo, al evento de comparecencia en el edificio parlamentario de avenida Reforma.

En dicha relación de los hechos, mencionan que el funcionario dijo ante senadores que el proyecto no contaba con permisos, sino que debe cumplir con condicionantes para poder funcionar.

Sin embargo, la guapa conductora de programas de televisión –quien por cierto posó ligera de ropas para una revista para caballeros en su edición de este mes—, logró entrar a la comparecencia, durante la cual, la joven defensora de los arrecifes sacó su mini manta, de colores amarillo y negro, que pide que se cancele el desarrollo turístico.

“Antes de terminar el evento, nuestros activistas entraron en acción: Claudia Lizaldi fue la primera, seguida de otros voluntarios y nuestra directora, Patricia Arendar, todos sacaron mantas con la leyenda:  ‘Salvemos Cabo Pulmo’, las que ubicaron justo frente a Elvira Quesada. Además, vestían playeras con el mensaje: ‘Elvira: Cancela Cabo Cortés’.

Tras cumplir su objetivo y lograr incomodar al secretario, los activistas fueron retirados del recinto”, narra Olvera en su relación de los hechos.

Aunque Lizaldi es conocida en el ámbito artístico por el gusto que le provoca fotografiarse al lado de fieras salvajes con la menor cantidad de ropa posible, hasta donde llega nuestro tentáculo informativo; la guapa celebridad no lo ha hecho aún con ninguno de los activistas de Greenpeace.

¡Comparte!

* * *