Hasta en el presupuesto, las mujeres están en desventaja

Héctor Miranda