Harta la sociedad de gobernantes ineptos

Héctor Miranda