Han creado autoridades y políticos “el caldo de cultivo perfecto para la minería tóxica”denuncia el CEMDA

Héctor Miranda