No habrá persecuciones ni revanchas tras el triunfo del PRI, asegura su dirigente estatal

Héctor Miranda