Fue la mala integración de la averiguación lo que dejó libre a Narciso

Héctor Miranda