Exigen pepenadores que no se privatice el relleno sanitario
pepenadores
Los pepenadores se rehúsan completamente a tener un salario fijo, pues prefieren ajustarse a la ley de la oferta y la demanda, encontrando productos que venden al mejor postor. Actualmente el Ayuntamiento les cobra una cuota de 100 pesos mensuales por realizar su actividad.eno2

 

La Paz, Baja California Sur.- Alrededor de cincuenta pepenadores del relleno sanitario de La Paz se hicieron escuchar este 15 de mayo en el palacio municipal. Aseguran que el basurero será privatizado y que su sistema de vida será destruido para llevarlos más allá de la miseria.

Los trabajadores de la basura llegaron después de las diez de la mañana, llenando la recepción del edificio donde se alberga la Sala de Cabildo.

Antes de ser recibidos por el secretario general de gobierno, Guillermo Beltrán Rochín, las voces que pululaban entre la gresca señalaban: “¿Por qué se está privatizando una fuente de empleo?”, “nosotros somos de trabajo, no somos de política ni somos de problemas”, “tenemos más de veintitrés años trabajando ahí, a cielo abierto, y no queremos que el relleno sea concesionado a ningún particular”.

Simón Gómez Ortiz, de 63 años de edad, ha dedicado 23 años de su vida a recolectar y vender basura, “ahí nos hemos envejecido, y han muerto compañeros con anterioridad por la edad que tienen”, señala. Él, como las más de 150 familias que dependen del basurero municipal, exigen “que la basura no se privatice, que la basura vaya y se descargue como es”.

Los pepenadores se rehúsan completamente a tener un salario fijo, pues prefieren ajustarse a la ley de la oferta y la demanda, encontrando productos que venden al mejor postor. Actualmente el Ayuntamiento les cobra una cuota de 100 pesos mensuales por realizar su actividad.

“Hasta a la familia la tenemos organizada, lo que ganamos a la semana para darles utilidades de la escuela, pa’ la comida, para gasolina, para todo […] Nosotros somos los que hemos trabajado ahí y no hay otra persona más que conozca el sufrimiento que hemos llevado nosotros de trabajo”.

Otro de sus temores es la competencia, pues gran parte de quienes se dedican a este oficio son personas de la tercera edad, como el propio señor Gómez Ortiz, ya que los rumores del basurero dicen que con las empresas que ingresarán para aprovechar la basura que ellos recolectan “el trabajador que no rinda va pa’ fuera, tenga los años que tenga”.

Según reveló Júpiter Tapia Cazales, líder estatal de Antorcha Campesina, al ser recibidos por Beltrán Rochín, éste instruyó al director general de Servicios Públicos Municipales, Juan de la Peña Salgado, suspender de manera inmediata cualquier concesión relacionada con el aprovechamiento de plásticos, pet, lámina, cartón, madera, vidrio y aluminio en el relleno sanitario municipal. Lo cierto es que al señor Tapia Cazales se le negó el acceso a la reunión con el secretario general del Ayuntamiento paceño, en un intento de los funcionarios por dialogar directamente con los manifestantes.

Después De la Peña Salgado aclararía que no se trata de ninguna privatización, pues el Ayuntamiento mantendrá la rectoría del basurero, pero que, en efecto, son tres empresas en total las que trabajarán en el relleno sanitario, dos aprovechando las llantas y una más trabajando con residuos sólidos inorgánicos. Asegura que ser contratados resultará mejor para los pepenadores, aunque advierte que el cambio de dinámica les causa temor, por lo que este viernes sostendrá una nueva reunión para que cada uno de ellos externe sus temores respecto al ingreso de estas empresas, hecho que está confirmado.

El director mostró que en algunas ciudades es una sola empresa la que administra el relleno sanitario, de manera privada, sin embargo en La Paz el Ayuntamiento mantendrá la rectoría del lugar, por lo que no se permitirán abusos, asegura, invitando a los inconformes a “probar las mieles” de trabajar para las empresas propiamente establecidas.

Después de todo, el líder antorchista dijo: “Siento que hay algo de maña, algo de trampa ahí, espero que realmente se cumpla. Si se cumple lo que se dice aquí, de que se va a suspender toda concesión, que no se va a privatizar el relleno sanitario y que se van a buscar alternativas, sobre todo, que no perjudiquen a los pepenadores, pues estaríamos en posición de dialogar y llegar a acuerdos; pero si es una trampa, si al rato no se ejecuta lo que aquí se está plasmando, pues tendríamos que hacer uso de nuestro derecho a la manifestación para buscar una alternativa que preserve el empleo de los pepenadores”.

¡Comparte!

* * *