Evacuan de Libia a dos sudcalifornianos, ex pilotos de Aerocalifornia

Los sudcalifornianos llevaban en Libia cuatro y tres meses respectivamente trabajando para Gadames Air Transport en misiones de transporte de personal de la empresa a los yacimientos petroleros, tras pasar dos años y medio desempleados por la crisis de Aerocalifornia.
Los sudcalifornianos llevaban en Libia cuatro y tres meses respectivamente trabajando para Gadames Air Transport en misiones de transporte de personal de la empresa a los yacimientos petroleros, tras pasar dos años y medio desempleados por la crisis de Aerocalifornia.

Dos sudcalifornianos, ex pilotos de la desaparecida línea Aerocalifornia, fueron evacuados de Trípoli y trasladados hasta una base militar en Torrejón de Ardoz, en Madrid España donde se encuentran descansando sanos y salvos después de los turbulentos dìas de manifestaciones populares en Libia.

Los hermanos Roberto y Marco Antonio Cota Gabilondo que junto a José de Jesús Pérez Chico,  originario de Guanajuato,  son los ex pilotos de la extinta aerolínea sudcaliforniana que prestaban sus servicios en el país mediooriental en una compañía petrolera, trasportando trabajadores hasta las plataformas de extracción establecidas en Trípoli, capital y ciudad más poblada de Libia.

Lo anterior fue dado a conocer por el consejero de Prensa, Derechos Humanos y Asuntos Jurídicos de la Embajada de México en España, Bernardo Graue Toussaint y el Cónsul Alterno en Madrid, Álvaro Castro, quienes recibieron a los sudcalifornianos junto a los también mexicanos, José Gregorio Ocando Rodríguez, Jessica Dolores Ovalle y César Augusto Padrón, trabajadores de Repsol que llegaron a Madrid en un vuelo fletado desde Libia por la petrolera ibérica.

En conferencia de prensa en la embajada de México en España tras llegar en la madrugada a esta capital en un avión de las Fuerzas Armadas Españolas Roberto Cota señaló que tanto él como su hermano Marco Antonio esperan  ‘rehacer en México nuestra vida, esperamos que se nos abran oportunidades ya; se dice que México está recuperando la economía y las líneas aéreas están por contratar. Vamos con esa intención, de conseguir trabajo allí’.

Los sudcalifornianos llevaban en Libia cuatro y tres meses respectivamente trabajando para Gadames Air Transport en misiones de transporte de personal de la empresa a los yacimientos petroleros, tras pasar dos años y medio desempleados por la crisis de Aerocalifornia.

Sobre el clima de inestabilidad que se vivía desde hace tiempo en Libia, los sudcalifornianos revelaron que ‘el cielo no lo sentíamos seguros nosotros como pilotos. Ya habían aviones militares desobedeciendo instrucciones, órdenes, cayendo, sus pilotos se expulsaban del avión y los aviones caían a tierra».

Roberto agregó  que  «en lo personal nosotros, mi hermano, el compañero, no queríamos ya trabajar, le pedimos a la empresa que nos sacara y con artimañas nos fue teniendo dos, tres días más allí, y ahí están otros compañeros, hay cinco mexicanos más» y continuó relatando: ‘Nosotros lo que mirábamos es que el gobierno de Libia tiene muchísimos aviones, rusos, grandes, que podían ir a sacar a su gente, ellos tienen cómo hacerle. ‘Nosotros somos mexicanos y no era nuestra obligación en ese momento. Nos sentíamos inseguros y vimos por nuestra seguridad’, añadió.

El expiloto de Aerocalifornia  negó que haya bombardeos aéreos en Trípoli, pero sí a las afueras y en todas las vías de acceso a la ciudad.  ‘Trípoli sigue siendo del régimen de Gaddafi. Lo que él perdió es el resto del país. «De hecho en la ciudad hay muchos coches apoyándolo, suenan las bocinas por todos lados» añadió.

Por su parte, su hermano Marco Antonio relató que él pudo lograr establecer una conexión de Internet y a través de ella comunicarse con su padre quien consiguió la ayuda para que los Cota Gabilondo dejaran el país.

Roberto agradeció el apoyo mexicano y español «recibimos mucho apoyo por medio de correo, porque los teléfonos estaban inoperativos, las redes sociales incomunicadas, y a través del correo de hotmail mi hermano fue el que empezó a contactar todo para poder irnos», explica el pìloto quien relata que incluso en el aeropuerto «todo resultaba un caos, pues las condiciones son insalubres, la gente está durmiendo en campamentos en medio de basura, las aerolíneas venden boletos de vuelos que finalmente no salen y hay militares disparando al aire para evitar que las personas, desesperadas, se abalancen».

Para concluir los  Cota Gabilondo insistieron en que  «aunque queremos irnos pronto» no tienen una fecha definida para regresar a México.

¡Comparte!

* * *