Escuela de Medicina, al baúl de las promesas incumplidas

Héctor Miranda