Es momento de que los funcionarios hagan un “acto de contrición” advirtió el gobernador

Héctor Miranda