Entre elecciones, balaceras y sorpresivos encarcelamientos sobrevivimos al 2011

Héctor Miranda