Entre egos, cebollazos y promesas, clausuran el Festival Internacional de Cine

Héctor Miranda