En veremos quedó la policía cibernética. No hay quien haga “patrullajes” en la red

Héctor Miranda