En Todos Santos, sobre aviso no hubo engaño

Héctor Miranda