En peligrosa trampa se ha convertido el muelle turístico y ni quién haga nada

Héctor Miranda