“En lo oscurito” la inspección judicial en las ex Micheladas
Inspeccion Micheladas
La orden de realizar la mencionada inspección a tan temprana hora de la madrugada fue explicada en virtud de repetir las condiciones de visibilidad de aquella noche.

La Paz, Baja California Sur.- “En lo oscurito” dijo Daniel Hernández, padre del joven Jonathan Hernández en el sitio que murió más de 3 años atrás mientras las autoridades que realizaban una inspección judicial con respecto a la presunta culpabilidad de Daniel Sánchez Ávila en el polémico asesinato a las 2 de la madrugada.

Ahí estaban el juez segundo de lo penal que sigue el caso y su respectivo secretario de acuerdos así como agentes del Ministerio Público quienes acompañaron a peritos contratados por el propio defensor de Sánchez Ávila, el licenciado Miguel Ángel Meza.

La orden de realizar la mencionada inspección a tan temprana hora de la madrugada fue explicada en virtud de repetir las condiciones de visibilidad de aquella noche.

A pesar de la hora, personas que apoyaban la inocencia de Daniel Sánchez se dieron cita en el lugar para animar a los familiares del joven recluido en el CERESO de la capital del estado.

Aunque en el lugar se encontraron testigos presenciales del polémico crimen no fueron requeridos por las autoridades y en realidad, no se trató de una reconstrucción de los hechos formal.

Daniel  Sánchez es el único inculpado de matar a tiros a Jonathan Hernández Asencio y de herir a su hermano Daniel así como de evadir la justicia por dos años.

Antes que él  la primero se dio la detención de Emilio González Rubio Cerecer -sobrino del ex procurador Fernando González Rubio Cerecer-, Carlos Alejandro Castro Castro, alias «El Bebo», familiar del ex diputado federal Víctor “El Puchas” Castro Cosío y Alonso Jazziel Soto Murillo así como Gary Gaines Hidalgo, este último quién fue extraditado por las autoridades mexicanas para luego ser considerado inocente.

Hace apenas unos meses, Daniel Sánchez Ávila fue requerido por las autoridades judiciales y señalado como el presunto culpable en estos hechos y aunque presentó una serie de recursos judiciales alegando la ilegalidad de su detención aún permanece internado en el penal local.

Las pruebas que aportó esta diligencia, son consideradas por los representantes del inculpado de vital importancia para fortalecer el argumento que han manejado desde el inicio de las investigaciones: que Daniel Sánchez no se encontraba en el lugar de los hechos a la hora del tiroteo.

Ahí también se encontraba Daniel Hernández, padre del finado Jonathan Hernández quien cuestionó los horarios de trabajo de las autoridades estatales.

“Esto es sólo un circo, nadie puede explicarnos porqué hacer las cosas así en la noche, la reconstrucción de los hechos la solicitamos hace años, y todavía no la realizan, a mí nadie me va a dejar de convencer que esto insisto es nada más que un circo” expresó.

¡Comparte!

* * *