En estado de emergencia el sector pesquero de Mulegé
almeja mano de león
El caso más preocupante es el de la almeja mano de león porque los pescadores de aquel municipio apuestan la producción de todo el año a esta pesquería.

La Paz, Baja California Sur.- La caída en la captura de almeja mano de león y abulón tiene en estado de emergencia al sector pesquero de Mulegé, las pérdidas son millonarias. Tan sólo en 2010 hubo una producción de 280 toneladas, lo que se traduce en cerca de 70 millones de pesos, para 2011 sólo se capturaron 80 toneladas.

Así lo dejó ver Fernando García Romero, titular estatal de la Secretaría de Pesca y Acuacultura, quien precisó que en el caso del abulón, un estudio realizado en 2012, donde se llevó a cabo monitoreo de factores físicos y químicos, como oxigenación, temperatura y salinidad del agua, determinó que “hubo un periodo en el año pasado, mayo-junio-julio, donde sí hubo una caída en la oxigenación, las corrientes de agua venían bajas en oxidación y en ese momento hubo un adelgazamiento en las especies de abulón en esa zona, y mortandad”.

Sobre la almeja mano de león, el caso más preocupante porque los pescadores de aquel municipio apuestan la producción de todo el año a esta pesquería, explicó el secretario, ningún estudio de los realizados ha ofrecido una respuesta a la causa del crecimiento atípico, adelgazamiento y manchas en los cayos del ejemplar, situación que desde 2011 viene empeorando.

García Romero comentó que el tiempo que tardaron en tomar acciones, que fue de dos años, es considerable “porque hubo un procedimiento” antes de declarar la emergencia, “un procedimiento antes de poder solucionar el problema sin llegar a otros extremos”. En este sentido, explicó que en 2011 se dio la primera caída en el sector, en 2012 se recuperaron, pero en 2013 cayó de nuevo.

Aclarando que nada se ha asegurado, dijo que a su criterio lo que ocurre tiene relación directa con el cambio climático:

“Lo puedo asegurar, no es por una sobreexplotación del recurso, como lo han hecho ver algunas gentes, simplemente fue un proceso que yo quiero entender que es cuestión del cambio climático”.

La solución, finalizó, tendrá que ser la implementación de proyectos de acuacultura y activar una flota pesquera de por lo menos 40 embarcaciones, deshaciéndose de la carga que significan las flotas menores en las lagunas de San Ignacio y Ojo de liebre, así como en Bahía Magdalena, aumentando la captura de caracol panocha, almeja generosa y pulpo. Actualmente los pescadores han sobrevivido del calamar, el cayo de hacha y la almeja chocolate.

“Así como está afectando el cambio climático a unas especies, a otras las tendrá que beneficiar en su desarrollo, y esas son las que debemos identificar para tener una alternativa económica en estos momentos”.

¡Comparte!

* * *