En espera de la visita de diputados, le dieron “manita de gato” a la casa de arraigo

Héctor Miranda