En el caso Loreto “no queda más que seguir tocando puertas”

Héctor Miranda